CHINA, UNA META CON MUCHAS VERTIENTES PARA EL COMERCIO AGROALIMENTARIO ESPAÑOL

Gran Muralla China. Efeagro/Diego Azubel

LAS RELACIONES BILATERALES, CRUCIALES PARA EL SECTOR

Las empresas agroalimentarias aguardan con interés el refuerzo de las relaciones entre España y China, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, impulsa con su viaje. Es uno de los destinos más deseados y complejos para la exportación.

China, junto con Estados Unidos, es una meta dorada para las empresas de alimentos y bebidas que exportan fuera de la Unión Europea (UE), pero con un camino tortuoso por la competencia y la dificultad para negociar permisos y aperturas con las autoridades de Pekín. Las ventas de productos como las carnes o los aceites se abren camino.  Es uno de los más deseados y complejos, y con perspectivas para productos como carnes o aceites.

“El viaje de Sánchez es una gran oportunidad para abrir el camino y culminar muchos años de espera”, según la asociación empresarial cárnica Anafric, en referencia a la necesidad de desatascar negociaciones para certificados que permitan ampliar la gama de productos españoles presentes en China.

España exportó a China en 2022 productos agroalimentarios -alimentos y otros bienes agrícolas o pesqueros, bebidas y tabaco- por 2.480,89 millones de euros, mientras que las importaciones se situaron en 2.061,15 millones, según la Secretaría de Estado de Comercio.

Los productos más exportados a China fueron: carnes y despojos (1.629 millones), aceites y grasas (208,9 millones); bebidas (143,1 millones); otros productos animales (93,57 millones) y pescados, crustáceos y moluscos (90 millones).

Por el contrario, las principales importaciones de China fueron: aceites y grasas (802 millones); pescados, crustáceos y moluscos (342,19 millones); cafés, tés y especias (136,5 millones); jugos y extractos vegetales (116 millones) y conservas de carne y pescado (113 millones).