CHINA SEGUIRÁ CONTRIBUYENDO AL DESARROLLO ESTABLE DEL MUNDO

Distrito financiero de Lanzhou, capital de la provincia China de Gansu

Ciudad de Lanzhou, capital de la provincia China de Gansu

El año 2022 se inicia con buen número de desafíos, desde la ralentización de la recuperación de la economía mundial, la persistente pandemia de Covid-19 con sus nuevas variantes, hasta el estallido de la crisis en Ucrania. En este contexto, está llamando mucha atención cómo evoluciona China, por ser la segunda economía del mundo y miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Las recién clausuradas “dos sesiones” (sesiones anuales de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y de la Asamblea Popular Nacional de China) han emitido un claro mensaje de tranquilidad: China mantendrá inalterados los vectores fundamentales de la buena marcha de su economía y seguirá contribuyendo al desarrollo estable del mundo.

China apostará por un desarrollo de alta calidad. En el 2021, la economía china creció un 8,1% con una baja inflación del 0,9%. En el 2022, la tasa de crecimiento está prevista en torno al 5,5%. Teniendo en cuenta que el PIB de China ya llega a los 17,7 billones de dólares, alrededor del 18% de la economía mundial, ésta es una tasa de crecimiento medianamente alta sobre una base elevada y pone de manifiesto el enfoque proactivo de China para propulsar una transición hacia un paradigma de desarrollo sostenible, equilibrado y ecológico. El gobierno chino se propone ayudar a las pequeñas, medianas y microempresas mediante cuantiosos recortes de sus cargas tributarias y tarifarias, fomentar la reforma y la apertura al exterior, y optimizar en mayor medida el ambiente de negocios, para propiciar el desarrollo equitativo y competencia leal entre empresas nacionales y extranjeras.

China tendrá como prioridad seguir mejorando el bienestar de sus ciudadanos. En el momento más álgido de la pandemia en el 2020, el gobierno chino se lanzó de lleno a la protección de los puestos de trabajo como «la mejor manera de garantizar la vida normal de la gente» y consiguió crear más de 11 millones de nuevos empleos en las zonas urbanas, una de las medidas fundamentales para lograr un crecimiento del 2,3% en ese año. En el 2022, el gobierno chino tiene como objetivo crear más de 11 millones de nuevos puestos de trabajo en las zonas urbanas, y adoptará múltiples acciones, tales como flexibilizar las políticas laborales y de seguridad social y aumentar inversiones en la educación, la sanidad, las pensiones, etc., para atender mejor las necesidades básicas de los ciudadanos.

China abordará coordinadamente las medidas sanitarias contra la pandemia y el desarrollo socioeconómico. Conforme a la evolución de la pandemia, reajustará las medidas antiepidémicas a partir de un enfoque científico y preciso, para velar por la vida y la salud de la población, y garantizar el orden normal de vida y trabajo, así como la seguridad de las cadenas de producción y suministro. Actualizará «la vía rápida» para el desplazamiento de viajeros nacionales y extranjeros, y «el certificado sanitario de viaje internacional» para que los viajes transfronterizos sean más seguros, sanos y cómodos, y aumentará de forma gradual y ordenada las facilidades para el flujo de bienes y personas.

Vista del Rio Amarillo en la ciudad de Lanzhou, capital de la provincia China de Gansu

China seguirá fomentando, bajo la bandera de la paz, el desarrollo, la cooperación y el mutuo beneficio, la construcción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad. China ha tomado parte activa en la cooperación internacional contra la pandemia: hasta finales dle 2021, había proporcionado al exterior 372.000 millones de mascarillas, más de 4.200 millones de prendas de protección y 8.400 millones de reactivos para la detección de Covid-19, y 2.000 millones de dosis de vacunas a más de 120 países y organizaciones internacionales, por lo que se ha convertido en el país que más vacunas ha proporcionado a países extranjeros.

China tiene el mejor historial de todas las grandes potencias del mundo en materia de paz y seguridad. Insta a la paz y promueve las conversaciones desde el primer día de la crisis en Ucrania y junto con la comunidad internacional seguirá desempeñando un papel constructivo en los foros multilaterales en aras de una pronta solución pacífica.

China y la Unión Europea, como dos grandes fuerzas a favor de la paz, dos grandes mercados de desarrollo completamente compatibles y representantes de dos grandes civilizaciones a lo largo de la historia humana, deben mantener el diálogo y la cooperación a base del respeto y el beneficio mutuos, gestionar adecuadamente las discrepancias y sumar fuerzas en buenas acciones conjuntas para aportar más estabilidad al turbulento mundo actual.

Ver Noticia